Cómo proteger nuestros oídos y nuestra salud auditiva

Una vez que su audición se daña, desaparece para siempre. Es por eso que generamos conciencia sobre la prevalencia de la pérdida auditiva, la importancia del diagnóstico temprano y las opciones para tomar medidas para encontrar la mejor solución auditiva para sus necesidades. ¡No espere hasta que sea demasiado tarde para empezar a cuidar sus oídos! Aquí hay 9 formas de proteger nuestros oídos y nuestra salud auditiva.

Use tapones para los oídos cuando haya ruidos fuertes

Aproximadamente el 15% de las personas tienen pérdida auditiva inducida por ruido debido a entornos de trabajo o de ocio ruidosos. Clubes, conciertos, cortadoras de césped, motosierras y cualquier otro ruido que te obligue a gritar para que la persona a tu lado pueda escuchar tu voz, crean niveles de sonido peligrosos. Los tapones para los oídos son convenientes y fáciles de conseguir. Incluso puede hacer que su proveedor de atención médica auditiva local le ajuste un par a medida para sus oídos. Los tapones para los oídos para músicos son tapones para los oídos personalizados con filtros que permiten a una persona escuchar conversaciones y música, pero aún así reducen los niveles de sonido dañinos mientras mantienen la calidad del sonido original lo más cerca posible.

Baja el volumen

Según la Organización Mundial de la Salud, 1.100 millones de adolescentes y adultos jóvenes en todo el mundo corren el riesgo de sufrir una pérdida de audición inducida por el ruido debido al uso inseguro de dispositivos de audio. Si le gusta disfrutar de la música a través de auriculares o audífonos, puede proteger sus oídos siguiendo la regla 60/60. La sugerencia es escuchar con auriculares a no más del 60% del volumen durante no más de 60 minutos al día.

Los auriculares son especialmente peligrosos, ya que encajan directamente al lado del tímpano. Si es posible, opte por auriculares para colocar sobre las orejas. No olvide que cualquier música alta, no solo la que se reproduce a través de auriculares, presenta un riesgo de pérdida auditiva inducida por ruido. Si está organizando un evento social, mantenga la música a un volumen que no obligue a las personas a gritar para mantener una conversación.

Dale tiempo a tus oídos para recuperarse

Si está expuesto a ruidos fuertes durante un período prolongado, como en un concierto o en un bar, sus oídos necesitan tiempo para recuperarse. Si puede, salga al aire libre durante cinco minutos de vez en cuando para dejarlos descansar. Los investigadores han descubierto que sus oídos necesitan un promedio de 16 horas de silencio para recuperarse de una noche ruidosa.

Deja de usar hisopos de algodón en tus oídos

Es común que las personas usen hisopos de algodón para limpiar la cera del canal auditivo, pero definitivamente no es recomendable. Un poco de cera en los oídos no solo es normal, sino que también es importante. Los oídos son órganos autolimpiantes y la cera evita que el polvo y otras partículas dañinas entren en el canal. Además, insertar cualquier cosa dentro de los conductos auditivos puede dañar órganos sensibles como el tímpano.

Si tiene exceso de cera, puede limpiar suavemente alrededor del conducto con una toalla húmeda. También puede utilizar una solución para eliminar la cera de los oídos durante algunas noches. Esto ablanda la cera para que eventualmente fluya por sí sola. La mejor solución es buscar siempre la opinión y la atención de un profesional cuando sea posible.

Mantén tus oídos secos

El exceso de humedad puede permitir que las bacterias entren y ataquen el canal auditivo. Esto puede causar el oído de nadador u otros tipos de infecciones del oído, que pueden ser peligrosas para su capacidad auditiva. Asegúrese de secarse suavemente los oídos con una toalla después de bañarse o nadar. Si siente agua en el oído, incline la cabeza hacia un lado y tire ligeramente del lóbulo de la oreja para sacar el agua. También puede asegurarse de que sus oídos se mantengan secos y saludables utilizando tapones para los oídos de los nadadores hechos a medida, que impiden que el agua ingrese al canal auditivo. Son ideales tanto para adultos como para niños, y hacen maravillas en la prevención del oído de nadador. Concierte una cita con su profesional de la salud auditiva local para que se adapte.

Levántate y muévete

¿Sabías que el ejercicio es bueno para tus oídos? Es verdad. Los ejercicios cardiovasculares como caminar, correr o andar en bicicleta hacen que la sangre bombee a todas las partes del cuerpo, incluidos los oídos. Esto ayuda a que las partes internas de los oídos se mantengan saludables y trabajen a su máximo potencial. ¡Asegúrate de mantenerte a salvo! Al andar en bicicleta, siempre use un casco. Si se cae y se golpea la cabeza, una conmoción cerebral puede dañar su audición.

Manejar los niveles de estrés

El estrés y la ansiedad se han relacionado con el tinnitus temporal y permanente (un zumbido fantasma en los oídos). Los altos niveles de estrés hacen que su cuerpo entre en modo de lucha o huida, que es una reacción instintiva que llena su cuerpo de adrenalina para ayudarlo a luchar o huir del peligro. Este proceso ejerce mucha presión sobre los nervios, el flujo sanguíneo, el calor corporal y más. Se piensa comúnmente que esta presión y estrés pueden viajar al oído interno y contribuir a los síntomas del tinnitus.

Hágase chequeos regulares

Pídale a su médico de atención primaria que incorpore exámenes de audición en sus chequeos regulares. Debido a que la pérdida auditiva se desarrolla gradualmente, también se recomienda que tenga consultas auditivas anuales con un profesional de la salud auditiva. De esa manera, será más probable que reconozca los signos de pérdida auditiva y tome medidas tan pronto como lo haga. Es importante tomar medidas porque la pérdida de audición no tratada, además de restar valor a la calidad de vida y la solidez de las relaciones, se ha relacionado con otros problemas de salud como la depresión, la demencia y las enfermedades cardíacas.

Tome los medicamentos solo según las indicaciones

Ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroides (AINE) como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno, a veces pueden contribuir a la pérdida de audición. Hable sobre los medicamentos con su médico si le preocupa que afecten su capacidad auditiva y tómelos solo según las indicaciones.